jueves, 4 de mayo de 2017

Noqueado - El elefante encadenado

Nada que no hay manera. O tal vez sea muy impaciente. El caso es que está bien escondido aquello que me pertenece.

No me gusta quejarme de nada, ni de nadie. Si alguna persona tengo con ella desavenencias, no digo nada a nadie.

Pido al Universo que la aparte de mi camino y ya está.

Tampoco le echo la culpa a los políticos, que podría ser el caso.

Ni me gusta airear mis problemas, la ropa sucia se queda dentro de uno mismo.

Después de tres días he caído en tierra. Los síntomas son, ansiedad, respiración entrecortada, incapacidad para leer, y algún que otro compañero de viaje.

He luchado hasta durmiendo, las 24 horas del día. He puesto todo lo que llevo dentro para salir adelante.

Y sí, repito, noqueado. 

Quisiera poner cosas alegres todos los días, mostrar lo convencido que estoy que voy a lograr mis sueños que pido al Universo. 

Como dice un refrán Ruso, “Caerse está permitido, levantarse es obligado”.

Pues en esas estoy, diario,  apoyándome mis manos en el suelo, sintiendo todo el cuerpo dolorido. Y obligando a mis rodillas a alzarse de nuevo.

Venceré otra vez, y podré contar cómo salí de esta.

Vibrar, sentir, con el Universo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario